Contacto Mapa Web
Iniciar sesión Registrarse
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Hotel Don Manuel
  • Mármoles y Granitos El Espinar
  • Su publicidad aquí
Texto a buscar:
Buscar en:
Publicidad

Delta del Danubio, el tesoro más escondido de Rumania

Un recorrido por la mayor reserva de Europa, Patrimonio de la Humanidad
AUTORA: CARMEN CESPEDOSA
Aumentar texto
Disminuir texto
lunes, 24 de junio de 2019


Cuando se piensa en Rumania viene a la mente la seductora imagen de las iglesias y monasterios de Bucovina en la vertiente oriental de los Cárpatos, con sus abigarrados frescos que cuentan desde escenas bíblicas en la más pura tradición ortodoxa, hasta el asedio de Constantinopla en el siglo XV; por su inigualable belleza y también para ayudar a su conservación, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. Compiten en esplendor con ellas, las iglesias de madera, con tejados de tablillas y ajados campanarios de estilo gótico y sus exquisitos interiores con frescos de temática bíblica, granjas con puertas delicadamente labradas y las infantiles lápidas de madera pintada del cementerio de Sapanta en Maramures la que para muchos es la región más bella de Rumania, donde sobrevive la última cultura campesina de Europa.
 
Se piensa en Rumania y naturalmente aparecen algunas de sus ciudades más destacadas, como la original Sibiu, con sus dos zonas bien diferenciadas, con sus tres catedrales, una para cada culto, sus calles y fachadas de colores desvaídos, desconchones y patios empedrados y, sobre todo, con sus tejados que te miran... Sí, te miran desde unas ventanas en las mansardas y buhardillas que parecen ojos con sus cejas, sus visillos blancos y la pupila dilatada en el centro. No muy lejos está Brasov, enmarcada por montañas y densos bosques, una de las ciudades más bonitas y más turísticas del país, con un casco histórico medieval cuajado de casas de colores que desemboca en la siempre animada plaza Sfatului. Más al norte esta Thimisoara que algunos llaman la “Barcelona rumana” por su competencia con la capital y por su riqueza industrial. Aquí comenzó la revuelta contra Ceausescu en la Navidad de 1989 y en las escaleras de la catedral todavía se pueden ver los rastros de sangre (tal vez reforzados con algo de pintura) de las primeras víctimas de la represión.
 
Pero cuando se habla de Rumania es imprescindible referirse a su capital, Bucarest, que para muchos no tiene demasiado encanto, pese a su aire parisino en el que no falta ni el Arco del Triunfo ni los grandes bulevares. Pero Bucarest ha cambiado mucho en los últimos años y ahora es una ciudad muy vital, llena de gente joven, con grandes edificios y todas las tiendas de marca. Es inevitable hablar de su mastodóntico “Palacio del Pueblo” construido por el dictador –al que muchos todavía añoran en el país– con sus 1.100 habitaciones, sus lámparas de cristal de Bohemia de hasta 10 metros de altura y sus alfombras de 8 centímetros de grosor. Es el edificio más grande del mundo, después del Pentágono de Washington.
 
El inevitable Drácula
 
Y, claro, pensar en Rumania es evocar Transilvania, con sus pintorescas ciudades como Cluj-Napoca, la segunda mayor de Rumania, que ahora cuenta con cafés bohemios, restaurantes, festivales musicales, clubes nocturnos y bares, además de ser el centro de arte contemporáneo del país, o Sighisoara, una ciudad medieval con mucho encanto en la que destaca la soberbia Torre del Reloj y sus murallas, pero cuyo mérito principal es que aquí se dice que nació Vlad Tepes el Empalador, noble del siglo XV famoso por sus crueldades que recibió el apelativo de Drácula, literalmente hijo de Dracul, o del Dragón, título de su padre.
 
Y ya que estamos en ello, naturalmente en Rumania hay que hablar, aunque a algunos no les guste, de Drácula; pero ¿qué Drácula? Porque el más conocido es el que creó Bram Stoker, un mediocre escritor irlandés que nunca salió de su país y, naturalmente, no pisó Rumania, pero aprovechó el nombre de Vlad Tepes y su fama terrorífica para bautizar a su nuevo monstruo. La obra fue bastante aplaudida en su época, Oscar Wilde dijo de ella que era la obra de terror mejor escrita de todos los tiempos, y también «la novela más hermosa jamás escrita».
 
Aunque mencionar a Drácula estuvo prohibido en tiempos de Ceausescu, todavía hoy encuentra defensores y las críticas hay que hacerlas en voz baja. Al fin y al cabo –te recuerdan– él nos libró de los otomanos (de los que aprendió cuando estuvo preso como rehén para garantizar los acuerdos de paz de su padre, la sofisticada fórmula del empalamiento; su maestro el sultán de entonces, Ibrahim I, no se quedaba corto en crueldad: creyendo que una de las mujeres de su harén le engañaba, ordenó que todas fueras ahogadas, en total 280) y aunque sus métodos eran brutales no lo eran menos que los que utilizaban los grandes poderosos de aquellos tiempos, y estamos hablando de hace más de 600 años, como Iván el Terrible, María I de Inglaterra, apodada 'Bloody Mary' y no porque le gustase el vodka, sino la “bloody” y tantos otros. Ahí están, por ejemplo las torturas de la “Santa” Inquisición que aplicaban a personas cuyo delito era no opinar igual que ellos en cuestiones de religión y también otras crueldades que se han llevado por delante a millones de personas en tiempos recientes por parte de Hitler, Stalin, Mao, Idi Amin o Pol Pot.
 
Como tantas falsedades en torno a Drácula –algunos de los castillos en los que presuntamente habitó fueron construidos décadas después de su muerte– el equívoco del Drácula vampiro y del empalador sigue vigente y ampliado por las más de 200 películas que se han hecho sobre el personaje de Stoker, pero en realidad éste era un angelito comparado con aquel. Al fin y al cabo, siempre es preferible que te chupen el cuello a que te metan una estaca por el culo hasta que aparezca por la garganta...
 
Otra Rumania
 
Pero una vez superadas las imágenes más evidentes de Rumania hay que hablar de otros lugares mucho menos conocidos y que todavía hoy son un gran secreto del país. Sin duda el principal es el Delta del Danubio, ese gran río de casi 3.000 kilómetros, vehículo musculoso de culturas y civilizaciones, que tras recorrer media Europa, atravesando diez países y bordeando grandes ciudades como Viena, Bratislava, Budapest y Belgrado, penetra en Rumania para cruzarla también de oeste a este y descansar por fin en el Mar Negro, creando antes el mayor Delta de Europa y una de las grandes Reservas de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. Es la tierra más nueva de Rumania, una tierra intacta de belleza, naturaleza y desierto, aunque su origen es remoto, ya que comenzó a formarse hace aproximadamente 6.000 años en una de las orillas del Mar Negro, cuando una barrera de arena bloqueó la bahía del Danubio. Con el tiempo, la bahía se llenó de sedimentos, y el Delta comenzó a avanzar hacia el mar.
 
Las aguas del Danubio son marrones y grises, según la calidad del barro que arrastra y que ha recibido de los más de 300 afluentes durante su recorrido. Lo del “Danubio azul” que inspiró a Johann Strauss seguramente nunca existió. Un mito o una leyenda urbana lo atribuye, curiosamente, al gusto del músico por la bebida. Hay un dicho en Viena que dice “ponerse azul” a los que se exceden al beber, del mismo modo que en España se dice “ponerse morado” al comer mucho. Tal vez el genio se había pasado celebrando su vals y lo vio todo azul. En todo caso esas aguas marrones, además de barro y trozos de madera también arrastran plásticos, latas, residuos industriales y todo tipo de desechos (hasta 1.500 toneladas cada año) que los incívicos habitantes de esos países arrojan al gran río. Pero el color de las aguas y los “náufragos” que a veces navegan por ellas no resta belleza al Delta, el más grande y mejor conservado de Europa, compuesto por una intrincada red de vías fluviales y lagos divididos entre los tres canales principales del estuario del Danubio. Esta área de islas de juncos flotantes, bosques, pastizales y dunas de arena cubre 580.000 hectáreas y es el hogar de una fascinante mezcla de culturas y personas, así como de una gran variedad de vida silvestre que incluye más de 300 especies de aves y 160 de peces de agua dulce en sus numerosos lagos y marismas. En la extensa área viven unas 20.000 personas de las cuales casi el 75% lo hace en aldeas remotas, lo que da una densidad promedio de aproximadamente 2 habitantes por km2. Curiosamente, el Delta crece cada año a razón de unos 67 millones de toneladas de aluvión y también cada año aumenta el espacio de áreas prohibidas para los turistas de modo que más del 50% de la Reserva de la Biosfera está intacta.
 
Donde comienza el Delta
 
Situada en la punta de los tres canales, Tulcea es un excelente punto de partida para explorar el Delta del Danubio. Es una ciudad muy turística precisamente por su privilegiada situación, aunque tiene poco más que ofrecer, con excepción de un original museo dedicado al Delta y con un buen acuario que recoge las especies de peces del río y del no muy lejano Mar Negro, con algunas concesiones a los peces tropicales. Tal vez antes de meterse de lleno en el Delta y su entorno, vale la pena hacer una visita a la bodega Macin Winery, que elabora una docena de buenos vinos y a la iglesia paleocristiana de Niculitel que venera a seis mártires cristianos de los tiempos romanos. Por el camino, se desparraman algunos monasterios ortodoxos, muchos de ellos habitados por monjes que aún crían gallinas a la antigua usanza, beben agua del pozo y siembran lo que llegará a su mesa.
 
El recorrido por el Delta hay que hacerlo en barco, mejor que sea pequeño y que navegue despacio para poder apreciar la variada vegetación y que las aves no se espanten con el ruido. A veces la navegación se hace un poco complicada en los canales estrechos donde las enredaderas tropicales se unen de una orilla a otra. Junto a la vegetación autóctona se encuentran plantas exóticas cuyas semillas han sido transportadas por aves migratorias desde África: nenúfares, cañaverales y juncales, saladares y bosques de ribera, diferenciados según la frecuencia de su inundación, saucedas permanentemente inundadas y choperas de inundación periódica. Existen bosques, como el de Letea, notables por las copas asimétricas de sus árboles, que incluyen robles y bordean los canales; con suerte puede verse una rara planta acuática que los expertos llaman "noctiluca miliaris" y el pueblo ha bautizado como la "vela de mar" cuyo color fluorescente transmite el efecto de un agua mágica.
 
Multitud de especies
Durante el verano, el Delta alberga más de 320 especies de aves, incluida la mayor colonia de pelícanos, con una comunidad de 6.000 ejemplares, más de la mitad de la población europea de estas aves, y más de un millón de ejemplares individuales que ivernan aquí, incluidos cisnes, cormoranes, garzas, martinetes, gansos salvajes y fochas. Situado en el paralelo 45, el Delta del Danubio es un punto de parada perfecto entre el Ecuador y el Polo Norte para millones de aves migratorias. Con suerte puede verse el majestuoso pelícano dálmata blanco y rosa pálido y enormes bandadas de las brillantes ibis de color carmesí, con su largo y curvo pico. Durante el tiempo de reproducción, cuando los colores de las aves son más brillantes, es posible ver otras especies raras, como el cormorán pigmeo o el ganso de pecho rojo o tal vez escuchar el canto de amor de una garza mientras un grupo de pelícanos se eleva con gracia en el aire en un borrón de alas blancas y negras. Este es también uno de los últimos lugares que quedan en Europa donde los caballos salvajes vagan libres en el Bosque de Letea. Y aunque no es fácil verlos, más allá de los cañaverales se encuentran gatos monteses, zorros y lobos, y hasta un jabalí o ciervo ocasional.
 
Y bajo las aguas más de 160 especies de peces de agua dulce, entre las que se encuentran varios tipos de esturión, lucios, percas, pez gato, carpas, picas, soleras, pechugas, tencas, peces de caza... toda una tentación para los miles de pescadores que lanzan sus sedales a las oscuras aguas de las que, sorprendentemente, salen deliciosos pescados con los que elaborar, por ejemplo, la “ciorba” o sopa del pescador.
 
El final del Delta es Sulina, la ciudad más oriental de la Unión Europea a orillas del Mar Negro y, curiosamente, la primera que ilustró el concepto de la Unión ya a finales del siglo XIX, cuando aquí vivieron en armonía ciudadanos de Grecia, Rumania, Rusia, Armenia, Turquía, Imperio Austro-Húngaro, Albania, Alemania, Italia, Bulgaria, Inglaterra, Montenegro, Serbia, Polonia... Hoy siguen juntos en el Cementerio Marítimo, cada uno con su parcela especializada y con restos de alguna carroza que bien pudo haber sido utilizada por el propio Drácula.
 
El recorrido por el Delta del Danubio muestra también otra dura realidad, alejada del idílico paisaje de plantas y aves. Los esqueletos de edificios industriales son un escenario peculiar para una reserva natural, pero algunas de las fábricas de la era soviética de la región, vacías y olvidadas desde la revolución de 1989, muestran su rígida arquitectura junto a una fantástica belleza natural.
 
La región del Delta del Danubio está deprimida económicamente, con altos niveles de desempleo, despoblación rural, bajos niveles de vida y una fuerte dependencia de los recursos naturales. Por ello se valoran especialmente iniciativas como las de Rewilding Europe que está trabajando para crear nuevas oportunidades para las comunidades del Delta mediante el apoyo al desarrollo de negocios basados ??en la naturaleza que permiten la recuperación de la vida silvestre e infunden un fuerte sentido de orgullo en el área local. Entre ellos se incluyen la restauración local de humedales, la reintroducción de búfalos de agua para el pastoreo natural y el establecimiento de un parque natural para generar ingresos para la comunidad.
 
COMO IR Y DONDE ALOJARSE: La forma más cómoda de llegar al Delta es volando hasta Bucarest para luego dirigirse por carretera a Tulcea y desde allí en pequeños barcos hacia el Delta. Según el potente buscador de vuelos y hoteles Jetcost.es, hay varias compañías, algunas de bajo coste como Wizz Air y Ryanair, que ofrecen vuelos directos a Bucarest desde las ciudades españolas de Madrid, Barcelona, Castellón, Valencia, Alicante, Palma de Mallorca, Santander, Málaga, Zaragoza y Santa Cruz de Tenerife. Las opciones de alojamiento van desde resorts de lujo hasta hoteles flotantes, bed and breakfasts y casas privadas. En Tulcea un buen lugar para alojarse es el Hotel Delta, justo al borde del Danubio, y ya el pleno Delta, el lujoso Lebada en Crisan con spa, amplios jardines y estupenda gastronomía o el Cormoran Resort que tiene hotel, villas y amplios espacios de ocio, y suele ser el preferido por los aficionados a la pesca.
0 comentario/s
Inserta un comentario
Delta del Danubio, el tesoro más escondido de Rumania
Nombre  o identifícate
Correo electrónico:
Comentario:
Introduzca código: Capcha
NORMAS DE PARTICIPACIÓN
  • Las opiniones pertenecen única y exclusivamente a los usuarios y no a PORTALDETUCIUDAD.com
  • PORTALDETUCIUDAD.com no se hace responsable de los comentarios que aquí se escriban.
  • PORTALDETUCIUDAD.com se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que esté fuera de lugar.
  • No está permitido escribir comentarios fuera de la legislación vigente española, ni escribir injurias que atenten contra el honor de las personas.
  • También podrá deshabilitar la introducción de mensajes para preservar la imagen y el honor de las personas.
Portaldetuciudad SL, con cif B10448579 y dirección postal Calle Gredos 24 de Cáceres, teléfono 927233244 y email info@portaldetuciudad.com, como responsable del tratamiento de los datos recogidos en este formulario, trata la información que nos facilita con el fin de enviarle información relacionada con productos y servicios por cualquier medio (postal, email o teléfono) e invitarle a eventos organizados por la empresa. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad.Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Portaldetuciudad SL estamos tratando sus datos personales por tanto, tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Más información en nuestra política de privacidad.
Cartelera - Cine
El Tiempo
El tráfico - DGT
empresas
RSS Noticias
Colaboran:
PORTALES DE LA RED PORTALDETUCIUDAD.com
® Todos los derechos reservados - Guía de ocio, empresas, turismo y servicios de tu ciudad.
Web optimizada para una resolución mínima de 1024px y navegadores IE 7.0 y Mozilla 3.0 o superiores.